Sunday Message

STRENGTHENED BY THE BREAD OF LIFE

 

Today we resume the “Bread of Life” discourse
from John’s Gospel that began two weeks ago. He
makes reference to the Jews’ ancestors who ate manna
in the desert. These days we would think primarily of
Israel wandering in the desert, but faithful Jews would
also have known the story of Elijah that we hear today.
Strengthened by food and drink in the desert, the angel
of the Lord sends him on his forty-day and forty-night
journey (the biblical number for a preparation time).
Like the food given to Elijah in the desert, Jesus tells
his listeners that he is bread for the life of the world. It
is very important that we not stop listening to Jesus
after his promise of eternal life—a marvelous promise,
but this “reward” is not the only reason we feast on the
Bread of Life. We also come to the table to be made
strong for the journey of mission, that the whole world
might have life in the fullness of Christ. We are compelled,
if we have eaten of the bread of life, to go forth
in service to all.

 

 

 

FORTALECIDOS POR EL PAN DE VIDA

 

Hoy retomamos el discurso sobre el “Pan de Vida”
del Evangelio según san Juan que comenzó hace dos
semanas. Juan alude a los ancestros de los judíos que comieron
el maná en el desierto. Hoy pensaríamos sobre
todo en el pueblo de Israel caminando por el desierto, pero
los judíos fieles también conocían el relato de Elías que
escuchamos hoy. Elías comió y bebió en el desierto, y con
la fuerza de aquel alimento, el ángel del Señor lo envió en
su viaje de cuarenta días y cuarenta noches (la cifra bíblica
que simboliza un tiempo de preparación). De la misma
manera que el alimento que recibió Elías en el desierto,
Jesús le dice a su público que él es pan para la vida del
mundo. Es muy importante que sigamos escuchando a
Jesús después de su promesa de vida eterna, sin duda es
una promesa maravillosa, pero esta “recompensa” no es la
única razón para darnos un festín con el Pan de Vida.
También vamos a la mesa con el fin de recibir fuerzas para
el camino de la misión, de manera que el mundo entero
pueda tener vida en la plenitud de Cristo. Si hemos comido
el pan de vida, estamos obligados a servir a todos.

 

 

Print Print | Sitemap
© Most Precious Blood Church, Chula Vista, CA