Sunday Message

DOUBT


The desire to be able to prove the existence of a
divinity has troubled humanity since human consciousness
first became aware of the divine. To this
very day we are fond of saying that any number of
things—from sunsets to hot fudge sundaes—are
“proof that there is a God.” We get so caught up in
the story of “doubting Thomas” that we fail to no?ce
that today’s Gospel gives us John’s account of Pentecost,
the bestowing of the Holy Spirit upon the disciples
following the Resurrection. Thomas, evidently,
missed out not only on seeing the Risen Christ, but
receiving the Holy Spirit as well. This is not to be taken
lightly and, perhaps, makes Thomas’ disbelief a
bit easier to comprehend. It also makes his professing
that Jesus is his Lord and God—the only time the
New Testament explicitly refers to Jesus Christ as
“God”—more remarkable.


LA DUDA


El deseo de ser capaz de demostrar la existencia
de una divinidad tiene a la humanidad con problemas
desde que por primera vez se hizo consciente
de lo divino. Hasta el día de hoy nos gusta decir que
un sinnúmero de cosas, desde puestas de sol hasta
los helados de crema de chocolate, son “pruebas de
que hay Dios”. Estamos tan atrapados en la historia
de “Tomás el incrédulo” que no nos damos cuenta
de que el Evangelio de hoy nos ofrece el relato de
Juan acerca de Pentecostés, el descenso del Espíritu
Santo sobre los discípulos después de la Resurrección.
Tomás, evidentemente, se perdió no solo de
ver a Cristo resucitado, sino también de recibir el
Espíritu Santo. Esto no se debe tomar a la ligera y,
quizás, hace que la incredulidad de Tomás sea un
poco más fácil de comprender. También hace que su
profesión de fe en que Jesús es su Señor y su Dios —
la única vez que en el Nuevo Testamento hay una
referencia explícita a Jesucristo como “Dios”— sea
más notable.

 

 

Print Print | Sitemap
© Most Precious Blood Church, Chula Vista, CA